CONOCE MÁS DE COMPLIANCE

BLOG AMEXICOM

Ha Muerto el Outsourcing, ¿Y Ahora, Quién Podrá Salvarnos?

Después del parto de los montes, este pasado 23 de abril por fin se publicó en el Diario Oficial de la Federación la reforma laboral que prohíbe la subcontratación laboral en México. No nos equivoquemos, esto será un parte aguas en el mundo laboral y empresarial, con amplias repercusiones que van más allá de las fronteras de nuestro país.

Ahora, más que reír o llorar sobre el tema, dependiendo del ángulo del que se mire, es momento de poner en blanco y negro las decisiones legales y de negocios que se deben implementar para poder cumplir con los lineamientos. He aquí algunos consejos prácticos.

Uno, hay que generar de inmediato un listado distinguiendo claramente de los prestadores de servicios con los que se tiene relación actualmente, que sean internos o externos, domésticos o foráneos, describiendo el concepto del servicio que se presta y los términos en que se presta, incluyendo vigencia del contrato y servicios y pagos pendientes de realizarse. Esto permitirá tener un mapa inicial que identifique los elementos de riesgo y permita generar un plan de acción para atenderlos.

Dos, revisar los documentos internos consistentes en el objeto social y los documentos presentados ante las autoridades fiscales para reportar/reflejar la actividad preponderante de la compañía y, a su vez, los documentos externos de nuestros proveedores de servicios para verificar los mismos temas. Esto permitirá (i) identificar dónde hay yuxtaposición de actividades que podrían conllevar a que las autoridades consideren que los servicios prestados por terceros no son servicios especializados, sino una modalidad prohibida de subcontratación, y (ii) llevar a cabo los actos de reorganización que se requieran para eliminar dicha situación.

Tres, de inmediato, generar acercamientos con y entre los departamentos de recursos humanos de la compañía y de los sindicatos (o instancias similares de representación de los trabajadores) para diseñar los métodos de transferencia de empleados entre unidades de negocio, absorción de personal que se tiene contratado con empresas de outsourcing o terminación de dichas relaciones con la consecuente afectación en las capacidades productivas de la compañía, y para replantear/actualizar ciertos elementos de compensación donde puede haber una sobrevaloración de elementos de productividad con base en la nueva mecánica de pago obligatorio de PTU.

Cuatro, generar la figura de Chief Outsourcing Compliance Officer o algo similar, que esté encargado de monitorear y supervisar que los contratos que se tengan con terceros contengan cláusulas (i) que aseguren que dichos servicios realmente son especializados; (ii) que aseguren que los proveedores presentarán al contratante, en tiempo y forma, la documentación requerida por la nueva legislación para verificar que se cumpla con las cargas tributarias y sociales correspondientes y se tiene y se renueva la autorización requerida de la Secretaría del Trabajo; y (iii) que prevean sanciones, indemnizaciones y opciones de terminación anticipada en caso de que dicho proveedor incumpla con tales obligaciones, que se genere una sanción a la empresa por culpa de dichos incumplimientos del tercero o que se establezca una responsabilidad solidaria a la empresa por las omisiones en pago de impuestos y cargas sociales del contratista. Este peculiar funcionario debería estar involucrado en cualquier contratación de nuevos prestadores de servicios, donde ya no sólo se deberá considerar precio y calidad, sino la fiabilidad del prestador de servicios para cumplir los nuevos mandatos de ley.

FUENTE: https://www.dineroenimagen.com/abel-mejia-cosenza/ha-muerto-el-outsourcing-y-ahora-quien-podra-salvarnos/133144

La Guerra Contra el Lavado de Dinero se está Perdiendo

El sistema mundial de delitos financieros es enormemente caro y en gran medida ineficaz.

Otro banco se está preparando para enfrentar la música por supuestos fracasos en sus esfuerzos por frenar los flujos de dinero sucio. En las próximas semanas, NatWest, uno de los prestamistas más grandes de Gran Bretaña, comparecerá ante un tribunal en Londres para responder a los cargos de que no examinó adecuadamente a un cliente de oro que depositó 365 millones de libras (502 millones de dólares) en el banco: 264 millones de libras esterlinas. en efectivo.

NatWest (que ha dicho que está cooperando con los investigadores) es el último prestamista acusado de quedarse corto en la lucha contra el dinero sucio.

El año pasado, los bancos globales recibieron multas de 10.400 millones de dólares por violaciones de lavado de dinero, un aumento de más del 80% con respecto a 2019, según Fenergo, una empresa de software de cumplimiento. En enero, Capital One, un banco estadounidense, fue multado con 390 millones de dólares por no informar sobre miles de transacciones sospechosas.

Danske Bank todavía está lidiando con las consecuencias de un escándalo que estalló en 2018. Más de $ 200 mil millones de dinero potencialmente sucio fueron arrastrados a través de la sucursal estonia del prestamista danés, mientras que los ejecutivos pasaron por alto o ignoraron un mar de banderas rojas.

Fuente:

https://amp.economist.com/finance-and-economics/2021/04/12/the-war-against-money-laundering-is-being-lost

Menú