CONOCE MÁS DE COMPLIANCE

BLOG AMEXICOM

Criptomonedas, ¿oportunidad o desafío para los bancos centrales?

No son las criptomonedas, sino la tecnología subyacente a ellas, lo que provocará cambios profundos en el sistema monetario internacional. Según el Reporte Económico Anual 2021 del BIS, muchos bancos centrales están trabajando desde 2014 en la adopción de nuevas tecnologías de pago como las Central Bank Digital Currencies (CBDC). Las CBDC serán una representación avanzada del dinero para la economía digital, denominadas en la unidad de cuenta nacional como un pasivo del banco central.

El dinero fiduciario, ese que comúnmente usamos la mayoría y es respaldado por una institución de gobierno, debe su evolución a actividades como el comercio y a convenciones y acuerdos entre gobiernos que lo apuntalan y dan credibilidad a través de decisiones centralizadas que recaen en una arquitectura monetaria de dos niveles: los bancos centrales y los bancos comerciales, principalmente.

Ese dinero es la base de la estructura monetaria y los sistemas de pago de nuestro tiempo. En ese sentido, es producto de una decisión centralizada que recae en una autoridad que tiene el monopolio de su emisión (el banco central) y que, en tal virtud, cumple tres funciones básicas en la economía: es medio de cambio generalmente aceptado por la sociedad para la compraventa de bienes y servicios, es unidad de cuenta para fijar precios y documentar deudas, y es depósito de valor.

Como antítesis de lo anterior, el explosivo desarrollo de los sistemas descentralizados como rama de la informática, aparentemente ha dado una nueva representación al dinero en forma de criptomonedas. Sin embargo, éstas no cumplen con las propiedades del dinero fiduciario en tanto no existe la forma Mercancía-Criptomonedas-Mercancía. Lo que existe es la forma Criptomonedas-Dinero Fiduciario-Mercancía.

Es decir, las criptomonedas solo aparentan funcionar como medio de pago, toda vez que no se pueden comparar con el resto de las mercancías sin antes tasarse con dinero fiduciario como el dólar, tampoco son patrón de precios, ni depósito de valor a juzgar por su volatilidad.

Entonces, ¿estamos ante una nueva forma de dinero o ante una revolución tecnológica sin precedente? Para el mítico personaje ficticio Satoshi Nakamoto, creador del protocolo Bitcoin, las monedas electrónicas son una cadena de firmas digitales que permiten que los pagos en línea puedan enviarse de una persona a otra, sin que intervenga un tercero que las valide (un banco comercial, por ejemplo). Este es el hecho revolucionario de nuestros días, que Nakamoto hizo posible resolviendo un viejo problema entre la comunidad científica conocido como el doble gasto.

Dos importantes avances tecnológicos están detrás de este logro: El primero es el desarrollo de las redes usuario a usuario (peer to peer o P2P) que se inició en la década de 1960 como antecedente de Internet. El segundo es el surgimiento de Internet como infraestructura a través de la cual se prestan servicios.

Sobre estos avances, Nakamoto desarrolló el protocolo Bitcoin que opera en una red P2P —cabe señalar que la ‘unidad de cuenta’ de esta red se llama bitcoin, con minúscula— en donde los participantes descargan un programa que les permite validar transacciones a través de un libro contable distribuido llamado blockchain o cadena de bloques.

Un bloque está constituido por un determinado número de transacciones que son ’empaquetadas’ mediante pruebas de trabajo que consisten en convertir la información de las transacciones en una nueva serie de caracteres de longitud fija a través de complejos procesos matemáticos conocidos como funciones criptográficas hash.

El hash dado por bueno por la red es el que enlaza un bloque con el siguiente, construyendo así la cadena. Quien encuentra primero la solución de la función criptográfica ha ‘minado’ un bloque y recibe una recompensa en bitcoins. Los incentivos de la plataforma están construidos para encontrar la solución y no para atacar a la red.

Existen redes P2P que comparten contenidos como videos o películas, donde el atributo más valorado es la posibilidad de reproducir estos contenidos sin restricciones, pero en el caso de la red Bitcoin el atributo más valorado es evitar que su ‘unidad de cuenta’, el bitcoin, pudiera gastarse dos veces por una misma persona. Ese es el problema del doble gasto que quedó superado por el protocolo Bitcoin y la cadena de bloques.

No son las criptomonedas, sino la tecnología subyacente a ellas, lo que provocará cambios profundos en el sistema monetario internacional. Según el Reporte Económico Anual 2021 del BIS, muchos bancos centrales están trabajando desde 2014 en la adopción de nuevas tecnologías de pago como las Central Bank Digital Currencies (CBDC). Las CBDC serán una representación avanzada del dinero para la economía digital, denominadas en la unidad de cuenta nacional como un pasivo del banco central.

Según estos proyectos las CBDC pueden ser mayoristas o minoristas: las mayoristas están destinadas a la liquidación de posiciones entre los Proveedores de Servicios de Pago [(PSP) bancos comerciales incluidos]. Esta fórmula mantiene la estructura de dos niveles que deja al banco central en la base del sistema de pagos y a los PSP con las actividades de cara al cliente; por su parte, las CBDC minoristas imprimirían un cambio más profundo a la arquitectura monetaria al poner a disposición del público el dinero digital del banco central sin intermediarios.

Sin embargo, esta segunda opción enfrenta desafíos de carácter regulatorio y operativos ya que, siguiendo el razonamiento del BIS, “las CBDC directas implicarían un gran desplazamiento de las tareas operativas (y de los costos) asociadas a las actividades de cara al usuario del sector privado al banco central.

Entre ellas se encuentran la apertura de cuentas, el mantenimiento de las mismas y la aplicación de las normas ALD/CFT, así como el servicio cotidiano a los clientes. Este cambio iría en detrimento de la función del banco central como institución pública relativamente ágil y centrada en la dirección de la política económica”.

La entrada de los gigantes tecnológicos como Amazón o Google al mercado de los PSP complica aún más la ecuación, cuya solución pasa por un urgente rediseño de la política pública a favor de la construcción de sistemas de pago competitivos y eficientes que favorezcan la inclusión financiera, la competitividad y la gobernanza de datos para evitar poder mercado y prácticas anticompetitivas en la industria.

Criptomonedas, ¿oportunidad o desafío para los bancos centrales? (expansion.mx)

Compliance laboral: ¡Evita Multas!

La gente se lamenta por las consecuencias de sus actos o de sus omisiones… en lugar de ocuparse por trabajar proactivamente.

Las empresas deberían difundir la Normatividad para fomentar la armonía.

Las empresas deberían de contar con Programas de Cumplimiento laboral para prevenir riesgos laborales.

No solo se debe mitigar riesgos, sino generar la cultura de la prevención. Debemos prevenir riesgos y actuar con legalidad.

Los escenarios son complejos en las empresas, pero no por ello, debemos de excusarnos ante los incumplimientos, ejemplo, no se hizo esto porque no tenemos ese rol, ejemplo área jurídica interna, o Compliance Officer, alguien debe asumir ese rol.

La Cultura del Cumplimiento es un factor importante para atraer talento, claro a todos nos gusta ser parte de un equipo donde se cuenta con una estructura formal y saben hacer frente a los desafíos, antes de que se conviertan en una gran bola de nieve, que cause grandes estragos a las finanzas de la empresa.

En lugar de vivir con miedo, rogando que no vivamos una Auditoría de sorpresa, mejor implementemos Auditorías internas para trabajar en nuestras áreas de oportunidad y mejorar continuamente.

Me sorprende como muchos empresarios suelen vivir sin documentación, alardeando que eso no es importante, pero si llega una Auditoría, eso se convierte no solo en importante, sino urgente, queriendo que toda la documentación quede de la noche a la mañana.

Nelli Aca, ¿cuáles son los riesgos por incumplimiento del Compliance Laboral?:

⚠️Adueñamiento o apropiación ilegal de activos

⚠️Fraude

⚠️Corrupción y soborno

⚠️Uso indebido de información privilegiada

⚠️Fraude

⚠️Delitos cibernéticos

⚠️Deficiente Selección de personal

⚠️Deficiente Desvinculación laboral

⚠️Se debe liquidar o finiquitar conforme a ley a los trabajadores.

⚠️Incumplimiento a las Obligaciones del Seguridad Social.

⚠️¿Se dio de alta a los trabajadores con el salario real?

⚠️Inequidad laboral. ¿Hay igualdad de crecimiento para hombres y mujeres?

⚠️Deficiente uso de los recursos informáticos

Ventajas del Compliance laboral:

✅ Mejora el compromiso de los empleados

✅ Mejora la productividad

✅ Previene multas

✅ Protege la reputación de la empresa

Fuente: Compliance laboral: ¡Evita Multas! (merca20.com)

Menú